Moltabarra nació de la pasión por viajar de dos amigos viajeros ilusionados por crear un lugar donde los viajeros llegados a la isla, o de la isla, pudieran compartir sus vivencias con otros viajeros o con locales apasionados por conocer mundo, un lugar donde programar tus nuevos periplos.

Mucho más que un bar de tapas

No teníamos experiencia alguna en restauración: en la inauguración, los clientes nos enseñaban a poner las cañas. Seguramente esa falta de experiencia nos ayudó a crear un bar distintos a los demás, donde celebrar eventos inusuales, desde exposiciones a teatro, arte en vivo, fiestas benéficas, festivales de cine, de video juegos…

Lo creamos con los pocos medios que teníamos, reciclando mobiliario y objetos que resucitaron en Moltabarra y le dieron vida al lugar, y donde la gente se siente a gusto y vuelve. Nos convertimos en un referente en pinchos y tapas, creamos la más popular Ruta de tapeo de Mallorca,

La Ruta Martiana, en martes, nuestro día más flojo al abrir el bar, y desde hace casi 10 años el día más, concurrido de la semana. También fuimos pioneros en ser el único restaurante mexicano sólo los miércoles, con el ya famoso Mexicoles. Ampliamos oferta gastronómica los Jueves con los Huevos Rotos, y sumamos eventos variados los fines de semana.